“Gabito es hechura de su propia disciplina”

Jueves, abril 17, 2014 1 comentario
Jaime García Márquez

Jaime García Márquez

Cartagena, COL. Jaime García Márquez espera de espaldas en una esquina del centro histórico de Cartagena. Luce tímido. Viste una camisa en amarillo pálido de lino y polyester, un pantalón blanco y unos zapatos de cuero; en su muñeca lleva un reloj de pulsera con correa negra. Voltea y sonríe. Se presenta brevemente: Jaime es el hermano menor del escritor colombiano Gabriel García Márquez; aunque esta tarde él hablará solo de “Gabito”.

Hace una pausa y se disculpa para comprar una botella de agua, que sostiene nerviosamente a lo largo de la tarde como un amuleto. El sitio de encuentro no fue elegido al azar. En esa esquina, –al final de la calle San Juan de Dios– donde Jaime inicia su relato por la vida y obra del “Gabito” periodista, escritor, premio Nobel de Literatura y, sobre todo, colombiano, es el lugar exacto en el que encontró al protagonista de una de sus obras más importantes: El relato de un náufrago.

Fue allí, donde estaba el Hospital Naval de Cartagena, que Gabriel García Márquez entrevistó a Luis Alejandro Velasco, único sobreviviente del buque ARC Caldas, que se hundió en febrero de 1955. El testimonio, publicado en El Espectador dos meses más tarde, fue luego editado como libro. Es considerado como el relato que “saltó la chispa literaria y lo llevó a recibir el Nobel” por el también periodista colombiano José Salgar, maestro de García Márquez, y uno de los “decanos de la prensa colombiana”, quien falleció el pasado 21 de julio.

Jaime García Márquez –73 años, ingeniero civil– avanza diligente por las veredas estrechas, bañadas de una luz amarilla y espesa, mientras narra episodios y anécdotas de la vida de “Gabito”. Su familia –de 16 hermanos, dos de ellos ilegítimos–, sus inicios como periodista, su pasión por el oficio, y esos casi destellos o retazos de realidad (y a veces también de ficción) con las que contó sus historias, sus libros.

Hurga en su memoria, bate las manos y toca su frente. Se sumerge en ese mar de recuerdos para traer la sustancia: el nombre de la calle, del personaje, o de algún edificio que ya no está. Hasta que logra extraer algunos pedazos: “La primera máquina de escribir que tuvo ‘Gabito’ se la mandó papá por correo. La verdad no sé cómo hizo para enviársela, porque en aquella época todo era más complicado”.

El grupo de oyentes llega a la Iglesia San Pedro Claver, donde Jaime habla de las pasiones de su hermano: el trabajo en el viejo edificio donde hace décadas estuvo la sede de El Universal, del que queda solo una fachada casi en ruinas; las noches en Cartagena, los bares, las mujeres. Y luego hace otra pausa. Casi que le inquieta el monólogo libre. Pide preguntas, quiere que lo interroguen.

-¿Cree que esta anécdota haya sido cierta?, pregunta curioso uno de los oyentes.

Él responde: “No lo sé. La verdad es que no lo sé. En las historias de Gabito, la realidad y la ficción están tan estrechamente unidas que son casi la misma cosa”, afirma sin vacilar entrelazando los dedos de las manos.

Dice, de nuevo, “Gabito”, en diminutivo, aunque él sea trece años más joven. Y aclara: “Mi hermano dice que la vida no es la que uno ha vivido, sino aquella que recordamos y cómo la recordamos”.

Y parece no equivocarse. Florentino Ariza, personaje principal de una de sus obras maestras, “El amor en los tiempos del cólera”, era un telegrafista, que escribía cartas de amor y tocaba el violín. Como su padre. La novela está inspirada en la historia de amor de sus padres.  “Esa historia nos la contaba mi mamá una y otra vez. Papá y mamá la contaban y todo cuanto decían era verdad. Gabito la tomó y la hizo libro”, dice.

“Gabito es hechura de su disciplina”, afirma el hermano del escritor cuando se le pregunta por el secreto de su éxito. “Disciplina, disciplina pura”, asegura y da detalles de sus rituales  –después de llegada la fama, su hermano solía caminar en la mañana, jugar un poco al tenis, tomar una ducha, escribir hasta las dos de la tarde, almorzar, tomar una siesta y “parrandear toda la noche”.

También habla de su infancia y cómo su abuelo alimentó el talento del niño con libros y diccionarios; de su actual estado de salud, que resume con un simple “está muy bien”; y sí, confiesa también que el escritor partió hace unas semanas de Cartagena de vuelta a México, donde reside desde los 60; y que “no le ha gustado ninguna de las adaptaciones” que se han hecho de sus libros llevados al cine.

Y en ese intento de mostrar la esencia de un hombre, de un escritor prolífico, apreciado y valorado por la grandeza de su obra, resume: “No hay una sola palabra que sobre en la obra de Gabito. Ni una. Usted toma un libro y retira una palabra y todo se viene abajo. Inténtenlo”.

Y sonríe, toma un par de cervezas y escucha atento a más preguntas.

Dios nunca quiere que perdamos la fe

Jueves, agosto 15, 2013 Deja un comentario

D-os nos enseña paciencia. Nunca quiere que perdamos la fe. Yo con el tiempo he aprendido a confiarle todo, a no desesperar, a refugiarme siempre en esa idea -que creo como una gran verdad- de que Él tiene un plan para nosotros. Cuando he sentido que no acierto, que tropiezo, o incluso que pierdo algo que veo importante solo falta que pase un tiempo para que descubra que su plan para mí es otro. Y siempre me sorprendo, porque eso que me brinda es mucho mejor que aquello que esperaba o que creí haber perdido. Hace días desperté con ese sentimiento extraño, como si me hablara a través de su obra y me dijera: “Ves? Comprendes ahora el porqué de todo? Confía en mí”. Y yo bajo la cabeza, reflexiono todo. Y aprendo a “tirar para adelante”, a seguir buscando y a andar el camino con la certeza de que si esos pasos no van a donde quiero es porque hay otra senda mejor para llegar. Una ruta que D-os ha preparado para cada uno de nosotros.

Cartagena de Indias, 2 de agosto de 2013.

Categorías:Uncategorized

Medio Oriente para dummies (I y II)

Domingo, abril 24, 2011 Deja un comentario

He leído alguna que otra cosa sobre varios países. Sin embargo, puedo decir sin problema que Israel,  los palestinos y el conflicto que les envuelve desde hace ya más de medio siglo están entre las cosas que más he leído y estudiado. En ocasiones me pregunto porqué y luego asumo –o llego a la conclusión- que quizá leo sobre esto porque ambas me parecen naciones atrapadas en laberintos, confundidas, como perdidas en nieblas en las que no se puede sino tantear con las manos esperando no tropezar y caer.

Mi interés me ha llevado a escribir algunas cosas y emitir opiniones sobre estos temas. Algunas resumen mis posiciones personales, mientras otras tratan de hacer un análisis sincero de los hechos sin pretensiones de influenciar o persuadir a nadie, sino más bien procurar un entendimiento del conflicto.

Recientemente escribí un artículo sobre la muerte de Vittorio Arrigoni, el activista pro palestino asesinado en Gaza por un grupo terrorista que chantajeaba a Hamas –también terrorista- y a la policía de Gaza para que liberara a uno de sus líderes. Al final, Arrigoni no pudo ser salvado y terminó colgado, víctima de los extremistas.

Alguien cuestionó mi postura sobre el tema y criticó lo equilibrado de mis opiniones al dejar por fuera mención alguna sobre el supuesto papel jugado por Israel en el hecho. Esto generó un acalorado debate que, después de dado por agotado, me condujo a un silencio y la debida reflexión que me impulsa a escribir este artículo, que no es en sí una aclaratoria, no, sino un deseo de exponer con mayor profundidad los argumentos que sustentan mis opiniones, errados o no.

Leer primera parte, Israel y los asentamientos: 1967-¿?

Leer segunda parte, El cisma palestino

El Cisma Palestino

Domingo, abril 24, 2011 2 comentarios

La muerte de Vittorio Arrigoni pone en evidencia las fracturas dentro de la causa palestina. Explicaba yo a un amigo que en nada contribuye a la causa del pueblo palestino el asesinar brutalmente a una persona como Arrigoni. Pienso que estos terroristas son los principales enemigos de aquellos que están en busca de una solución constructiva, cuyo objetivo final sea la creación de un Estado y la obtención de un reconocimiento internacional. ¿En qué beneficia a los palestinos asesinar a una persona que comparte tus ideales, que lucha tu misma batalla, que enfrenta a tus adversarios, que abandona las comodidades de su vida y se traslada a un mundo de limitaciones, de privaciones para defender tus mismos principios? Si los palestinos no pueden vivir en paz con los suyos, no es posible esperarse que lo hagan con el resto del mundo.

Plan de partición de la ONU

El plan de la ONU para partición Palestina (1947) dividía el territorio en dos estados, para judíos y palestinos. Foto: en.wikipedia.org

Una vez leí que cuando se planteó el Plan de la ONU para la partición de Palestina, los judíos se cuestionaron el hecho que este contemplara que Jerusalén, Galilea y casi toda la tierra a la que tradicionalmente los judíos sentían apego hubiesen sido otorgadas a los palestinos. Tras un análisis, la Agencia Judía decidió aceptar el plan basándose en un razonamiento pragmático: era preferible tener algo de tierra y fundar un Estado a quedarse sin nada y seguir vagando por el mundo, errantes,  arriesgándose a ser perseguidos y exterminados como habían terminado los seis millones de judíos en el holocausto. Los judíos no tuvieron mucho que elegir, era la vida o muerte, y ya de lo segundo habían tenido mucho.

Esto no ha significado una lección para los palestinos. Desde el comienzo fueron obstinados: se rehusaron al plan de partición, era todo o nada. Los palestinos prefirieron arriesgar, hipotecando su destino en una guerra para la que no estaban preparados y terminaron perdiéndolo todo.

Hay quienes tienen la opinión que los judíos son los villanos del cuento, los invasores, que llegaron y despojaron al pueblo palestino y forzaron la división de su país. Los manipuladores se hacen de la historia para contarla como se les antoja y ganar adeptos. Golda Meir, primera mujer en dirigir Israel, fue enfática: “¿Cuándo existió un pueblo palestino independiente con un Estado palestino? Era el sur de Siria antes de la Primera Guerra Mundial y luego fue una Palestina que incluía Jordania. No fue como si existiese un pueblo palestino en Palestina considerándose a sí mismos palestinos y llegamos nosotros y los expulsamos quitándoles su país”.

Aún hoy existen radicales e ilusos que apuestan por “borrar a Israel del mapa” y no se percatan que las oportunidades de construir se les escapan de las manos. No quiero plantear acá que Israel sea la oveja y los palestinos el lobo, o viceversa, pero sí que cada quien ha cometido errores. Masacres y criminales hay en ambos bandos así como también gente que quiere paz, que quiere construir, aunque esto lleve implícito cierta renuncia a aquello que más se ha amado, la tierra.

Israel, Cisjordania y Gaza

La geografía de Medio Oriente: Cisjordania y Gaza, los territorios palestinos divididos por Israel. Imagen: palestine-israel2009.blogspot.com

Frecuentemente pienso en la tragedia del pueblo palestino. No puedo sino sentir pena por un pueblo que ahora vive en aislamiento, en campos de refugiados y ciudades bloqueadas con servicios deficientes, donde gran parte de los caminos y vías de acceso son israelíes y en los cuales palestinos no tienen permiso para transitar, donde salir de un poblado hacia un hospital amerita atravesar puntos de control y alcabalas con detectores de metales, cercas, muros y revisiones constantes; el suministro de agua es sometido a racionamiento y los jóvenes tienen pocas oportunidades de salir adelante.

Intento también entender el porqué una parte de los palestinos se ha volcado hacia el extremismo más recalcitrante, el porqué parte de ellos apoya a Hamas y considera al resto –los que abogan por la paz- como infieles genuflexos ante el “invasor sionista”. Es complejo, creo que quizá si los palestinos vivieran todos en un bloque o una misma porción de tierra sería más fácil que se entendieran, incluso en adversidad y entre la diversidad de opiniones y criterios. La división geográfica, sin duda alguna, tiene mucho que ver con esto. La gente en Cisjordania vive en condiciones menos agravantes que los pobladores de Gaza y de allí que sea difícil exigir a los palestinos de Gaza entendimiento cuando viven en un gueto.

El Muro en Cisjordania

El muro que construye Israel, los puntos de control, los asentamientos y el aislamiento ahogan a los palestinos. Foto: trytrycheck.wordpress.com

Israel no tuvo nada que ver en el asesinato de Vittorio Arrigoni. Al activista no lo mató el Mossad ni las decisiones políticas del Estado judío. Lo mató la división de los palestinos. Mientras los judíos han construido y siguen ahora construyendo un muro que traza dedos y dibuja una gran mano en tierra árabe, los palestinos  continúan nadando en el terrorismo y la negación, el cisma que los divide, que los enajena, que los condena al ostracismo y los aleja de toda posibilidad de ver materializado el sueño de contar con un Estado independiente, próspero, en paz.

Alberto Yajure.

Leer primera parte: Israel y los asentamientos: 1967-¿?

Israel y los Asentamientos: 1967-¿?

Domingo, abril 24, 2011 Deja un comentario

Siempre he defendido el derecho que tuvieran los judíos a fundar un Estado. Por tanto, respaldo el derecho de Israel a existir, así como también tiene el pueblo palestino derecho a fundar un Estado propio, en los territorios que bajo derecho internacional están catalogados como ocupados, léase Franja de Gaza y Cisjordania. Considero irracionales e ilusos a aquellos que, aferrados en su fanatismo, llaman a la destrucción de Israel –borrarlo del mapa, como sugieren otros- y al establecimiento del Estado palestino en la totalidad de la tierra ocupada actualmente por ambos.

No es posible volver al pasado, echar el tiempo atrás. Pretender volver a la época del Imperio Otomano o del Mandato Británico es una idea romántica para cierta parte del pueblo palestino. La historia no se reescribe y tampoco se puede girar las agujas del tiempo y volver a la época del Mandato Británico, cuando ninguno de los dos bandos tenían Estados, pero ambos soñaban con ello.

¿Son los asentamientos un obstáculo para alcanzar la paz? Absolutamente. De hecho, los asentamientos israelíes en territorios ocupados y el dominio sobre Jerusalén del Este constituyen las piedras angulares del conflicto actual. Si no se congela la construcción de asentamientos en Cisjordania, no hay salida posible que conduzca a la paz.

Gershom Gorenberg

Gershon Gorenberg, historiador y periodista israelí. Foto: http://www.action.jstreet.org

Pero, ¿por qué Israel no cesa su política de expansión y colonización? Existen varias razones. Ya el historiador y periodista Gershom Gorenberg escribió un libro importantísimo al respecto (El Imperio Accidental: Israel y el nacimiento de los asentamientos) y un artículo titulado “Israel’s tragedy foretold” que particularmente llamó mi atención por el contenido de hechos probados y el significado histórico de estos para el status quo del conflicto. En él, Gorenberg plantea que las advertencias al drama que se vive actualmente fueron desde un principio ignoradas. “Y así comienzan las tragedias nacionales” explica.

De acuerdo con su relato, el más respetado jurista en Israel, Theodor Meron, advirtió en 1967 a través de un memo al entonces  Primer Ministro, Levi Eshkol, sobre el peligro de la construcción de asentamientos el desplazamiento de la población israelí hacia territorios ganados tras la Guerra de los Seis Días, principalmente, porque esto violaba el derecho internacional y lo establecido en la cuarta Convención de Ginebra.

Al final, Eshkol ignoró las advertencias, los colonos fueron movilizándose, construyendo, el dinero comenzó a llegar desde Estados Unidos, los negocios inmobiliarios florecieron y para la derecha israelí se hizo un negocio muy productivo venderles a los ciudadanos todo ese patriotismo de residir y tener una propiedad en la “tierra bíblica de Israel”.

Pero hay un problema más grave. El gran desarrollo urbanístico en esas zonas plantea un dilema para Israel. Pues muchos de ustedes pensarán ¿de qué vale construir ciudades enteras si eventualmente, cuando llegue la paz, tendrás que marcharte? Y ahí está el error. Habría que estar demente para pensar que los colonos construyeron para luego tener que irse. La intención desde el principio fue construir y apoderarse de tanto territorio como fuera posible, expandir las fronteras y desplazar a los palestinos para forzar una anexión definitiva.

Har Homa, asentamiento israelí

Y aquí volvemos al derecho internacional. El hecho de que Israel declare los territorios ocupados como suyos y amplíe su territorio lo sitúa frente a una seria disyuntiva, pues se vería forzado a otorgar ciudadanía a todos los residentes de Cisjordania, palestinos. En teoría, la población palestina crece más rápidamente que la israelí y allí la debacle: Israel se convertiría con el tiempo en un Estado binacional y con ello, cesaría de ser el “hogar nacional del pueblo judío”.

Har Homa

En Israel existen amplios sectores de la población –algunos de izquierda- que han logrado visualizar esta amenaza. Grupos políticos y ONG’s como Paz Ahora han llevado a cabo campañas para presionar al gobierno israelí y detener la construcción de asentamientos, pero esto ha dividido al país, polarizado la opinión pública y generado disputas y heridas. En Israel, el tema de la seguridad ha siempre prevalecido y no ha existido voluntad política que resista la pérdida del apoyo de los colonos, electoralmente hablando.

Los Estados Unidos, como principal aliado de Israel y la fuente mayoritaria de los recursos para la construcción de asentamientos, ha intentado, sin éxito, cambiar esta realidad amenazando con modificar su política exterior hacia Israel y poniendo obstáculos al envío de aportes económicos a la iniciativa de la construcción. George Bush padre dio pasos en este sentido al dirigirse al Congreso exhortándole a la creación de leyes que limitasen la salida de dinero estadounidense destinado a la expansión de los asentamientos. No obstante, el poderoso lobby pro israelí en Washington ha probado ser más fuerte y en Washington ya nadie está interesado en escuchar sobre eso, pues como diría luego el ex presidente Jimmy Carter, quien ha sido crítico contra las políticas de Israel y luego etiquetado de antisemita: “no existe un solo congresista que ayude a impulsar una ley en contra de Israel y espere ser reelecto”.

Jimmy Carter

El ex presidente Jimmy Carter, etiquetado de antisemita por sus posiciones críticas sobre Israel y por la publicación del libro "Palestina: Paz y no apartheid". Foto: cynicalnation.com

Pero cuando se cree que las cosas marchan mal, siempre pueden ir peor. En 2005, ante la presión a causa de los asentamientos y el alarido contra lo que la comunidad internacional ha llamado el colonialismo de Israel y las fuertes acusaciones sobre violaciones a derechos humanos, el entonces Primer Ministro, Ariel Sharon, intentó un experimento: probaría la teoría comúnmente conocida de comprar paz por tierra y en un movimiento que le ganó fuertes críticas y el apodo de buldózer, decidió que Israel se retiraría unilateralmente de Gaza.

Entonces, cuando venció el plazo establecido para la retirada, Ariel Sharon ordenó a las tropas israelíes desalojar a los residentes que permanecían en los 21 asentamientos de Gaza y aquello se convirtió en una verdadera batalla campal. Ante la resistencia de los colonos, que finalmente tuvieron que ser arrastrados de sus hogares, Sharon envió los buldózers y terminó demoliendo todo edificio en pie de construcción israelí.

¿Qué sucedió después? Israel se desvinculó administrativamente y entraron en escena los palestinos a organizarse en Gaza. Primero, hubo cierto consenso con Mahmoud Abbas, presidente palestino del Movimiento Fatah, fundado por el ex premier Yasser Arafat. Pero luego, en 2007, la organización Hamas –que nació en Líbano- reconocida como terrorista por la Unión Europea, Estado Unidos, Japón, Australia y Canadá, ganó las elecciones y la causa palestina en Franja de Gaza perdió cualquier apoyo internacional.

Franja de Gaza

Franja de Gaza

Con Hamas, gobernando en Gaza, no pasó mucho tiempo para que las tensiones entre Israel y los palestinos llegaran al borde de la guerra. Israel impuso un bloqueo terrestre y marítimo y Hamas se hizo de armas a través de túneles construidos en la frontera con Egipto. Ashkelon y Sederot -ciudades situadas al sur de Israel- pronto fueron blanco de los bombardeos y a Israel no le quedó otra alternativa que tomar medidas cada vez más drásticas en su intento por hacerse del control de la situación y garantizar seguridad a sus ciudadanos.

La consecuencia más devastadora que han tenido estos episodios es que han aplastado toda posibilidad de paz. Ha habido cientos de muertos en ambos lados de la frontera, Hamas ha jurado no descansar hasta aniquilar a Israel y este último ha implementado prácticas de confinamiento y apartheid contra la población de Gaza tan represivas que la única alternativa pareciesen tener los palestinos es la de echarse al mar. La espiral de violencia se ha hecho interminable y ya pocos en Israel están dispuestos a aventurarse en negociaciones que incluyan el declinar dominio sobre tierra ya “conquistada” en busca de paz con los palestinos. El experimento de Gaza simplemente resultó catastrófico.

AY.

Vittorio, el héroe de Gaza

Viernes, abril 15, 2011 Deja un comentario
Vittorio Arrigoni

Vittorio Arrigoni (1975-2011) Foto: http://nalansarraj.wordpress.com

El filósofo francés André Glucksmann describió en un artículo los axiomas del fanatismo religioso: terror, sangre y muerte. Es ese el nihilismo más firmemente arraigado, irrenunciable bajo cualquier circunstancia, que lleva a los radicales, predicadores y defensores de la fe, a inmolarse, volar por los aires al convertirse en bombas humanas, asesinar y –en el mismo instante, sin pestañear- renunciar a la vida. “Mato, luego existo” es la máxima de quienes renuncian a la vida y abrazan la muerte por la causa religiosa.

Son estos los mismos principios de los terroristas -porque no puede llamárseles de otra forma- que secuestraron y asesinaron a Vittorio Arrigoni, el activista pro palestino perteneciente a la organización Movimiento Solidaridad Internacional, cuyo cuerpo fue encontrado ayer en Ciudad de Gaza.

Por más de diez años, Vittorio, de nacionalidad italiana, era activista a favor de la causa palestina. Había llegado hacía sólo tres años a Gaza en una barcaza que logró romper el bloqueo marítimo impuesto por Israel tras los bombardeos palestinos a ciudades israelíes de Ashkelon y Sederot.

Trabajó hombro a hombro con campesinos, pescadores y demás pobladores de Franja de Gaza, quienes le apreciaban y tenían la más alta estima al considerarle un amigo, un compañero. Las manifestaciones de dolor del pueblo palestino así lo demuestran.

Uno de sus amigos más cercanos escribió: “Vic era mi amigo italiano con corazón palestino. Hermano de todos los palestinos, quien se sacrificaría para defender a pescadores y campesinos. Alguien que pronunciaba palabras y las demostraba con hechos. El capitán del barco, el amigo fiel, de gran corazón, que podría sacarle una sonrisa a cualquiera y con ella uno recobraba la fe. El héroe, el mártir, Vittorio”.

El jueves pasado, Vittorio fue secuestrado por un grupo de fanáticos islamistas que pedía a Hamas, organización terrorista que gobierna Franja de Gaza y libra una lucha contra Israel, que liberara a uno de sus líderes detenido por la policía de Gaza. Terroristas chantajeando terroristas. Cada uno peor que el otro, todos en el mismo caldo.

Horas después, fue difundido un vídeo en el que se mostraba a Vittorio vendado de ojos y se amenazaba con matarlo si Hamas no respondía a las demandas del grupo.

Ayer, las amenazas se cumplieron. Por muchos que fueran los esfuerzos por encontrarle, el cuerpo de Arrigoni fue encontrado sin vida por la policía en un apartamento de Ciudad de Gaza, colgado.

Uno piensa en Vittorio Arrigoni y probablemente piense también en Daniel Pearl, el periodista secuestrado por Al-Qaeda en Pakistán en 2002 cuya decapitación fue grabada y mostrada en Internet para horrorizar al mundo.

Vittorio Arrigoni amaba y defendía la causa de Palestina. Daniel Pearl era judío. Quiénes les mataron forman parte del fundamentalismo religioso más perverso, de ese extremismo absurdo que predica la aniquilación del otro. De quienes siembran el terrorismo y cosechan temor y muerte.

“El terrorismo no está “al servicio” de los ideales y los valores que pretende defender, los cuales, por el contrario, están infectados y triturados por la máquina de aterrorizar. Comunistas, fascistas y asesinos islamistas dan testimonio de la intangibilidad de la regla: la unión para la destrucción aglomera sin dificultad a los “duros” de toda calaña          André Glucksmann.

Ambos fueron asesinados por las mismas garras de quienes parecen haber perdido la humanidad para convertirse en bestias, de aquellos que se valen de la fe para esconder lo más siniestro de ellos: el odio, el terror, la crueldad.

JY.

Para ver fotos de las protestas en Gaza por el asesinato de Vittorio Arrigoni haga click Aquí

Leer más sobre Vittorio Arrigoni, haz click Aquí

Publicidad Oficial, Propaganda e Información Pública en Venezuela

Miércoles, abril 6, 2011 2 comentarios

Una colega me envía un link de la página de Fundar Centro de Análisis e Investigación, una ONG en México que se dedica a la realización de estudios sobre políticas públicas y que promueve la participación ciudadana, la democracia y la transparencia a través de  estudios y monitoreos sobre publicidad oficial (PO). Voy al link y me dirige a un archivo en PDF que trata sobre  la PO y sus abusos. A pesar de ser un estudio basado en una investigación hecha en el país azteca, algunas consideraciones pude extraer del mismo, comparándolo a la situación en Venezuela.

De acuerdo al estudio, la publicidad oficial (PO), es entendida como “la forma más directa que tienen los gobiernos para comunicarse con la ciudadanía”. Indica además, que en democracia, es la forma en la que el conjunto de la nación es informada de los procesos, acciones y decisiones del gobierno en materia de políticas públicas y participación ciudadana.

Leyendo a profundidad no pude evitar hacerme cuestionamientos en cuanto al funcionamiento de la publicidad oficial en nuestro país. En principio, no creo que en Venezuela exista legislación alguna que regule la publicidad oficial, y si la hay, pues ya ven como no me doy cuenta: simplemente no se aplica, no se cumple.

Sería más que conveniente –casi imperativo- hacer un estudio basado en el país sobre lo que verdaderamente es publicidad oficial y lo que recae sobre propaganda, que sí es bastante y mayoritariamente partidista, personalista. No estamos descubriendo el agua tibia, ya estamos acostumbrados a ver cómo el Presidente y el partido de gobierno –que acaba siendo lo mismo- abusan de la imagen y la investidura para colocar cualquier tipo de parafernalia propagandística en instituciones, edificios gubernamentales, material pop (gorras, franelas, uniformes, afiches, etc.). Quien arregle una calle, avenida, refaccione un ambulatorio u hospital, téngalo por seguro, colocará una valla, pancarta, afiche, placa y pare de contar.

Es acá cuando nos percatamos de que en Venezuela, tal como lo afirma Luis Ugalde,  ex rector de la UCAB, existe una gran confusión y desbarajuste entre lo entendemos por Estado, gobierno y partido. Todo parece ser la misma cosa. Ergo, Chávez actúa como si fuera dueño del Estado y profeta del PSUV, debilitando la descentralización, la independencia de los poderes, erosionando las instituciones y consolidando la prédica del partido: “Una sola voz”.

PSUV

Toparse con este afiche en instituciones, organismos, ministerios, y demás entes del Estado es ya algo común. Foto: PSUV.

Pero no nos desviemos del tema. El gobierno venezolano utiliza la publicidad oficial -y propaganda- como herramienta para “negociar” la imposición de líneas editoriales y fomentar la autocensura. No es nada nuevo, pero sí tiene graves consecuencias sobre el desempeño de los medios y el ejercicio de las funciones de estos como entes reguladores de los procesos en democracia, la contraloría de gestión, la libertad de expresión y derechos a la información.

Andrés Izarra

Foto: cubadebate.cu

Es común en nuestro país ver cómo se emplea la publicidad oficial como moneda de cambio e instrumento de chantaje hacia empresas de comunicación: si estás con el gobierno, se te compra publicidad; si no, “ya tú sabes”.   Un ejemplo claro de este fenómeno lo dio en octubre pasado el Ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, cuando sentenció: “durante mi gestión, y mientras el presidente de la República delegue en mí la potestad de administrar los presupuestos del Estado, los medios golpistas no contarán con un solo bolívar del pueblo de Venezuela para publicitar la gestión gubernamental”.

Lo anterior simplemente viene a validar el argumento de que el uso de la publicidad oficial en Venezuela es absolutamente discrecional por parte del gobierno, es “premio o castigo”. Y esto forma parte de una estrategia, de una metodología. El Estado reserva para sí el criterio de la creación de nuevos medios, los cuales operan casi en su totalidad con fondos de cuentas gubernamentales. De allí la adhesión, el clientelismo informativo y el auge de un monopolio mediático.

¿Cuál es el resultado?

Algunas instituciones como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS) y el Centro de Información y Comunicación de la UCAB han alertado ya sobre esta problemática.

En coincidencia, estas instituciones han identificado algunas prácticas irregulares por parte del gobierno, como es la segmentación de los fondos destinados a propaganda oficial entre medios que estadísticamente comparten líneas editoriales afectas a la gestión del presidente Chávez.

Adicionalmente, se recurre a la estigmatización y a marcar con letras escarlatas cuando ministros, gobernadores y alcaldes -actuando como déspotas- giran instrucciones expresas de no colocar publicidad oficial en tales y cuales medios al catalogarles como opositores, golpistas y apátridas, entre algunos epítetos.

Uno de los efectos más graves de esta situación es que el gasto por PO tiende a incrementarse exponencialmente a medida que se acercan las fechas a procesos eleccionarios. Bajo estas condiciones, el abuso es mayor: los recursos del Estado son flagrantemente usados en propaganda partidista, con el uso de bienes y horas trabajo de empleados públicos en campañas favorables a la gestión del primer mandatario.

El ventajismo, la desigualdad y aprovechamiento de los recursos estatales para beneficio personal-partidista ha indiscutiblemente socavado las bases de la democracia venezolana.

¿Cómo puede regularse la PO?

Lo más idóneo sería que exista una ley que regule la publicidad oficial. Particularmente no conozco de iniciativas en este sentido. Sin embargo, y entrando en el campo de la comunicación que me atañe, creo que muchos avances pueden hacerse desde el periodismo si existiesen leyes –y se respetaran- de acceso a la información pública. Serían menos los obstáculos para alcanzar información hasta ahora desconocida para muchos o mantenida en secreto.

La constitución venezolana prevé el derecho de todas las personas a la información, prohíbe cualquier tipo de limitaciones para la rendición de cuentas por parte de quienes ejercen funciones en organismos del Estado, prohíbe la censura, reconoce el derecho de los ciudadanos a elevar peticiones de información a funcionarios públicos sobre asuntos bajo su responsabilidad, determina el deber de los mismos a responder en forma oportuna y establece derechos de los ciudadanos a acceder a archivos, datos y registros administrativos y a ser informados por los funcionarios  sobre sus actuaciones (Artículos 57, 143, 51, 143).

Asimismo, la Ley Orgánica de Administración Pública (LOAP) contempla garantías en materia de acceso a la información pública. En su artículo 9 establece:

“Los funcionarios y funcionarias de la Administración Pública tienen la obligación de recibir y atender, sin excepción, las representaciones, peticiones o solicitudes que les formulen los particulares en las materias de su competencia ya sea vía fax, telefónica, electrónica, escrita u oral; así como de responder oportuna y adecuadamente tales solicitudes, independientemente del derecho que tienen los particulares de ejercer los recursos administrativos o judiciales correspondientes, de conformidad con la ley”

Actualmente, en entidades como Anzoátegui existen normas en las que se establecen parámetros o se reglamenta el acceso a la información pública.

¿Se cumple esto?

No pretendo decir acá que no se cumplen. Las experiencias son variopintas, por lo que me permito poner un ejemplo: El Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea) recibió la semana pasada una respuesta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) a un recurso interpuesto contra el Presidente de la República por omisión a una solicitud de información realizada en agosto de 2008.

En la misma, Provea solicitaba al presidente Hugo Chávez información referente a los cambios en la cartera del Ministerio de Vivienda y Hábitat. Después de analizar el caso, la Sala Político Administrativa del TSJ declaró sin lugar el recurso argumentando, entre otras cosas, que “lejos de perseguir la obtención de una información, Provea pretende cuestionar las políticas del gobierno“.

Me pregunto ahora si no es tarea de los ciudadanos cuestionar las políticas del gobierno o al menos procurar información referente a los motivos por los cuales en los siete años que tiene de creada la cartera de de Vivienda y Hábitat, esta ha tenido no menos de siete ministros.

Todos pasan por en Ministerio de Vivienda y Hábitat. Esto es lo que pude encontrar con respecto este despacho creado en 2005. De allí hasta el 2008 tuvo 7 titulares a la cabeza. Sólo en 2008 fueron nombrados 3 ministros. En 2009 es suprimido e integrado al Ministerio de Obras Públicas y Vivienda (MOPV) bajo la tutela de Diosdado Cabello. Luego, en 2010, es nuevamente desintegrado y dividido en dos ministerios: Vivienda y Hábitat y Transporte y Comunicaciones.  ¡EL PROPIO ARROZ CON MANGO! ¿Confundidos? He aquí algunos de los presumiblemente incompetentes ministros de Vivienda y Hábitat (en estricto orden de desfile):

Julio Montes (2005), Luis Carlos Figueroa (2006), Ramón Carrizales (2006-2008), Jorge Pérez Prado (ENERO 2008), Edith Gómez (MARZO 2008), Francisco Sesto (JUNIO 2008), Diosdado Cabello (2009 MOPV), Ricardo Antonio Molina (2010-).

Ahora me dirán ustedes si eran o no legítimas las preguntas de Provea a Chávez. ¿Debía responderlas?

¿Qué nos queda?

No desistir. Creo que siempre es de vital importancia mantenerse firme en la exigencia de los derechos, instando a los gobernantes a actuar en transparencia y en respeto a la Constitución y las leyes.

Más aún tomando en cuenta que Venezuela está por enfrentar en 2012 uno de los procesos más importantes de su historia contemporánea, en el que nuestro país se debate entre continuar por la senda del sofocante Socialismo del siglo XXI o dar paso a un futuro más prometedor. Hace falta más crítica, lucha, información y comunicación. Nuestro país no necesita más pesimistas.

JY.

A %d blogueros les gusta esto: